Walter Milagros

horoscopo-bdat-lun230315

De no haber sido por la reversa de ese carro, el gato amarillo tendría cuatro patas y no tres. Bastó que la luminosa uña, que habitaba aquel níveo dedo, tocara suavemente la herida para que la gatuna agonía terminara. “Walter milagros” volvió patas muñones caninos; alas truncas recuperaron plumas, colas mochas se vieron nuevamente esponjosas, bigotes fracturados reparados y rizados para el deleite de los apurados dueños.

“Walter milagros” nació arrullado por un barco que naufragaba en el momento exacto en que Piscis abandonaba la casa de acuario; cuando la estrella de la buena fortuna murmuraba maldiciones gitanas en contra del amor.
De ropa hindú y amuletos varios, un hombre de edad dudosa saludaba a Walter todas las mañanas desde un portarretratos. Rubio y de ojos alegres, Walter fantaseaba con un padre místico que había muerto aplastado asistiendo el parto primerizo de la elefanta favorita de algún sultán.

Convencido de la profunda relación entre las estrellas y la felicidad humana, Walter escribió con gran esmero versos de gran belleza dedicados a los astros. Años más tarde miraría con orgullo a fumadores empedernidos leer atentamente estos versos, estampados primorosamente en cajitas de cerillos.

Walter amó y fue amado por cada una de las criaturas karmáticas de la tierra. Psicólogo, astrólogo y parapsicólogo, los sagrados conocimientos de Walter trascendieron más allá de su buena cara y de su facilidad de palabra. Ayudó a grandes y pequeños en problemas reales y ficticios. Volvió sutiles amores trágicos, complicó existencias sosas; hiló y deshiló constelaciones varias.
Durante noches de insomnio Walter bordó delicadamente cada uno de los signos zodiacales. De gran corazón y enamorado de la humanidad, Walter donó sus bordados a una casa de asistencia en el momento justo en el que recibió de los astros el mensaje divino de la fatídica muerte de la madre Teresa de Calcuta.

Aunque rico y poderoso, Walter vivió austeramente fuera de las cámaras. Actualmente continúa soñando con elefantas amorosas que lo mecen tiernamente en su trompa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s